Asesoramiento filosófico

El Asesoramiento Filosófico (A.F.), también llamado Acompañamiento Filosófico, es un servicio de orientación que rescata la dimensión terapéutica (en el sentido de “terapia del alma”) y transformadora de la filosofía para abordar nuestro malestar, inquietudes, preguntas o conflictos existenciales.

El A.F. está dirigido a todo tipo de personas, no requiere de conocimientos de filosofía por parte del consultante, no busca teorizar, sino reflexionar y trabajar con la filosofía de vida de éste, a través de un diálogo. El que dirige este diálogo es un filósofo que se dedica a la práctica de la filosofía, que ha verificado en sí mismo su acción transformadora, por lo que la orientación que ofrece surge de su propia experiencia de una vida filosófica.

El A. F. parte de la base de que todos tenemos una filosofía personal, es decir, un conjunto de creencias sobre uno mismo, sobre la vida, sobre los demás, sobre los valores, etc., sean conscientes o inconscientes, que determina nuestro modo de vivir. Muchas veces estas creencias son limitadas, por lo que nos hacen tener una visión limitada o errónea de nosotros mismos, nuestra vida y sobre lo que nos rodea, creándonos conflictos evitables, haciéndonos sufrir innecesariamente y  haciendo que repitamos los mismos patrones limitados de conducta. El Acompañamiento  Filosófico invita a hacerse consciente de esas creencias, a revisarlas, cuestionarlas y también transformarlas. El A.F. invita a poner más verdad y luz en la propia vida, al conocimiento de uno mismo y al contacto con la identidad más profunda.

A diferencia de otras formas de ayuda el Acompañamiento Filosófico, al menos en la corriente sapiencial, no tiene un carácter instrumental, no se orienta a cumplir objetivos preestablecidos, ni a sanar enfermedades o trastornos, ni a dar “recetas filosóficas” para resolver problemas, sino que considera la filosofía un fin en sí mismo.

A través del diálogo filosófico el asesor busca propiciar el surgimiento de la verdad en el propio consultante, lo que trae consigo mayor conciencia y claridad en su vida. Se busca la aceptación, comprensión y conocimiento de sí mismo, lo que genera una transformación y propicia el surgimiento de una felicidad que surge del contacto con el ser profundo. Esta felicidad va más allá del “estar siempre bien”, es aquella que incluye todos los estados y emociones que son parte de la vida. Es la felicidad que surge de la aceptación de uno mismo tal y como es en el momento presente, porque sabe que la verdadera identidad está más allá de los estados y emociones pasajeras.

Si estás interesado en una consulta individual de Acompañamiento Filosófico puedes escribir a karinanazal@gmail.com o a través del formulario de contacto de esta página. Realizo consultas presenciales (Torre del Mar/Málaga) y online.

A %d blogueros les gusta esto: